Un nutrido grupo de residentes de Geriasa Brunete hizo una excursión muy especial en los días previos de Navidad y es que trasladó a la capital para ver las espectaculares vistas de un Madrid engalanado con el encendido navideño. Y, como todo hay que decirlo, la ruta de luces estuvo acompañada de un rico chocolate con churros.