Nadie puede dejar pasar por alto una festividad tan castiza y madrileña como el día de la Virgen de la Paloma, y Geriasa Madrid y sus residentes tampoco lo hicieron.