Los residentes de Geriasa Brunete pudieron degustar un rico chocolate con churros después del paseito al que tanto invitan las tardes de otoño.