Un nutrido grupo de residentes salió a tomar un rico aperitivo durante la mañana del 21 de septiembre y pudo así disfrutar de los parabienes propios de un día soleado del otoño, un rico refresco, algún pinchito que otro y, como todo aperitivo que se precie, buena conversación y risas.