No solo las pinturas sirven para realizar trabajos y crear adornos, un simple puñado de maíz o de lentejas se convierte en una herramienta que permite al residente mejorar la motricidad fina de las manos.