Como no podría ser de otra manera, Geriasa Madrid se engalanó de chulería y se armó la marimorena con los residentes, familiares y personal vestidos para la ocasión de chulapas y chulapos.