De esta guisa y tan bien acompañados como merecen, llegaron los Reyes Magos de Oriente a Geriasa Madrid y repartieron todos regalos, alegría y muy buen humor.