Los más peques llenan Geriasa Madrid con su energía, sus risas y sus villancicos, no hace falta decir que nuestros mayores disfrutaron de lo lindo y muchos dejaron el salir el niño o la niña que llevan dentro.