Los mismísimos responsables de las pamplonicas de San Fermín estarían celosos del ambiente que se creó en nuestro centro Geriasa Brunete. Incesantes risas y «olés» salieron de las bocas de los residentes que veían como los encierros realizados en las instalaciones del centro también tuvieron su parte de «peligro».