Como ya es habitual en Geriasa Madrid, el centro se “maquilló” al más puro estilo Halloween y se preparó una fiesta que llevó risas y buen humor entre los asistentes y residentes.