El pasado 15 de julio Geriasa Brunete fue un día muy especial, uno de esos días que se guardarán como un grato y feliz recuerdo para Residencias Geriasa, y es que tuvo el honor de recibir la visita del Obispo de Getafe, Don Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo y ofició la acostumbrada misa que cada sábado se celebra en la capilla del centro.

El motivo de tan feliz visita se debió al, también feliz, nombramiento oficial de Don Antonio Lizana como capellán de Geriasa Brunete. Hay que recordar que Don Antonio Lizana viene oficiando las misas que se celebran en Geriasa Brunete desde hace 25 años y que mantiene un fuerte vínculo con los residentes y con el personal del centro. De este modo, Don Antonio Lizana, que desde hace varios meses había venido oficiando las misas de Geriasa Brunete en su calidad de párroco de Brunete, ahora ostenta la capellanía de la capilla del centro y seguirá oficiando las misas y dando apoyo espiritual a todos los residentes que así lo precisen y deseen.

Cabría destacar que el sermón del Señor Obispo tuvo como hilo argumental al mayor, la tercera edad y la enorme aportación que suponen a la sociedad. Así mismo no podemos olvidar que, junto a al Señor Obispo y Don Antonio, también ofició la homilía el párroco de Brunete, Don Roberto Redondo.

Una vez finalizada la homilía Don Marco Antonio Hernández hizo entrega al recién nombrado capellán del centro, Don Antonio Lizana, de un bonito recuerdo del nombramiento y todos los años compartidos.

Para contento de los presentes la visita del Señor Obispo se extendió más allá de la misa y tuvo a bien charlar amablemente con los residentes y el personal de Geriasa Brunete así como con las miembros del magnífico coro de Aldea del Fresno que puso música a la homilía.

En definitiva, el día 15 de julio del 2017 pasará por ser un día especial en la memoria colectiva de Geriasa Brunete.