Los residentes del centro salieron durante la mañana para dar un paseo por Brunete, apurar los primeros, aunque tímidos rayos de sol, y tomar un aperitivo que supo a gloria bendita.